lunes, 17 de septiembre de 2012

COTOPAXI 5800 msnm


Subir al Cotopaxi era una deuda pendiente que tenia conmigo mismo, así que con la ayuda de Roberto íbamos a intentarlo.
El Cotopaxi es un volcán activo ecuatoriano que se encuentra a 5897 msnm, es el segundo más alto del país, así que tenía solo dos incógnitas; será capaz de soportar la altura y el frio?
Había subido anteriormente al Villarica en Chile, fue un sendero largo de nieve y en 5h estábamos en la cumbre, pensé que sería algo parecido.
Por la situación geográfica del Ecuador es imposible(o muy peligroso) subir a este volcán con la luz del día, debido a que por el descongelamiento se pueden producir avalanchas o aperturas de nuevas grietas, así que el día antes ya estábamos en el refugio a 4810 msnm, ese día intentaríamos comer algo y descansar lo más pronto posible para despertarnos a las 23h y alistar todo, 0h00 era la hora estimada de iniciar el ascenso.
El refugio es básico, literas, dos comedores y dos cocinas, además se puede comprar alimentos y bebidas, una vez de deambular rápidamente por él, nos acostamos a dormir a eso de las 19h, creo que dormí una hora y media, seria por la altura, el sonido del viento que parecía que se llevaba el refugio, o el miedo (acá no tenía nervios, tenía miedo). A las 23 todos se levantan y alistar el material, a las 0h30 empezamos a subir.
Las primeras dos horas es un recorrido muy fuerte, es un terreno lleno de rocas que damos un paso y retrocedemos 2, el esfuerzo hasta llegar al hielo fue considerable.
Una vez en el hielo colocamos los crampones en nuestras botas y al clavarse estos en el hielo, el desgaste físico es menor, pero el aire empieza a faltar. 

A las 3h de travesía mas o menos llegamos a las grietas, algo desconocido para mí, yo pensaba que era un sendero de nieve hasta la cima y listo, pues me encuentro con agujeros enormes y a mi parecer de un peligro considerable, el sol aun no salía y no podemos ver nada a más de lo que nuestras pequeñas linternas alumbran, obviamente nos perdemos, la idea de regresar al refugio paso por mi cabeza, obviamente no quiero perderme en un volcán sobre los 5 mil msnm y bajo cero grados de temperatura, pero por suerte llega un guía con una chica y le seguimos, nos lleva casi por la otra cara del volcán y pasamos por un trato realmente tenebroso, en el medio un camino de nieve de unos 50cm de ancho, a la derecha una pared de hielo y a la izquierda un vacio de decenas de metros de profundidad, imposible no sentir miedo, pero bueno pasamos la grieta y el camino se pone más benigno, senderos de nieve y a ratos pequeñas paredes de hielo; en una de ellas a los 5000 msnm más o menos, pierdo un crampón, me doy cuenta cuando ya no está en mi pie y no aparece por ningún lado, seguro se fue por la grieta que estaba a menos de un metro de nosotros, nos replanteamos la situación y Roberto me aconseja que regresemos, lo dudo internamente pero le digo que sigamos subiendo, si hay algún tramo muy técnico nos regresamos, nuevo desafío, intentar la cumbre con un solo pie.
Mientras subimos, los problemas van presentándose, el pie derecho no tiene sujeción, pero lo compenso en parte, usando el Piolet en la misma mano, mientras ascendemos muy lentamente mucha gente se da por vencida y regresa, otros en cambio los vamos pasando, preguntamos cuanto falta, y nos responden “a ese ritmo que van, menos de una hora”, me sorprendo que esto sea rápido, si por la altura damos medio paso y paramos unos 3 segundos.
El amanecer empieza y es un espectáculo increíble, se ve Quito muy cerca aun con las luces encendidas, más atrás aparecen los volcanes mas pequeños de la zona y más atrás un horizonte rojo con un sol majestuoso por salir.
Hace varias horas no he comido ni bebido, así que me alisto para tomar agua, llevé el camellback según yo por comodidad; tomo su pequeña manguera y aspiro, me asombro pues no sale ni siquiera aire que es lo que sale cuando esta vacio, me fijo en la manguera y o sorpresa, el agua se había congelado. Querías aventura?... toma tu aventura.
Seguimos subiendo, sin un pie, ya que sin crampón no servía para nada, con un Piolet y con las seguridades que Roberto me va poniendo en los tramos peligrosos por si llegara a fallar mi Piolet y me vaya cuesta abajo. Nos topamos con un grupo que va de bajada, nos dicen que faltan  solo unos 20 minutos, nos indican con su dedo una pared en el fondo y nos dicen “ya están chicos, solo pasan esa pared y lo abran conseguido, la cumbre es suya”, el corazón me late de emoción, muy fuerte, demasiado diría yo, no pensaba que me costaría tanto llegar hasta aquí, y sin un crampón, pues bien lo voy a lograr.
Seguimos subiendo para llegar a la pared final, miro el altímetro, casi en 5800msn y más de 5h de ascenso, vamos ya falta lo último. Roberto toca la pared y me regresa a ver, “Brother, no hay nieve, es solo hielo, y está demasiado parada, necesitas los dos crampones para subirla, nos tenemos que regresar, es demasiado peligroso” mi corazón late y grita: Noooooo, como sea lo voy a lograr; pero mi mente se interpone, le veo a Gaby en mi mente, cuando le decía que no me importara nada y que yo llegare a esa cumbre, y ella me decía “ y Yo?”; pienso que he vivido muchas emociones, pero aun me quedan vivir muchas mas, y la mente me grita “con todo esto Vale la Pena Morir aquí, tu guía te está diciendo que regreses?”; con esto el grito de mi corazón se aplaca y sale de mi boca “bueno Roberth, regresemos”, giro, le doy la espala a la cumbre a menos de 80mts, y unas cuantas lagrimas ruedan por mis mejillas, aun hoy no sé por qué fueron, si por dejar la cumbre de lado, o por primera vez en mi vida haber frenado a mi corazón, por haber frenado mi instinto demente que suelo tener.
El descenso es otra historia, si subir con un solo crampón fue difícil, frenarme en la bajada lo es aun mas. Pongo mi vida en las manos de Roberth, su Piolet y sus cuerdas, ya que por mis propios medios en algunos tramos es imposible al tener solo un crampón. Pasamos la grieta grande ya de día y es hermosa, pero saltar varias grietas pequeñas aun causa miedo.
Se termina la nieve y recuerdo las palabras de Kilian Jornet:  “en la montaña, el 60% del resultado depende de tu preparación, el 40% depende que la montaña te permita lograr el objetivo ese día” y así fue, físicamente estaba perfecto, no me afecto la altura, no sentía frio extremo, tenía fuerzas para mil mas, pero la montaña a los 5000 me quito en Crampón diciéndome “baja, hoy no subirás” pero yo necio seguí 800 mts mas luchando contra lo invencible, la naturaleza, seguro que al ver esto, me dejó que haga esfuerzos en vano y en el último tramo, a menos de 100mts, me puso una pared de hielo imposible con un solo Crampón. La montaña tiene vida, no me queda la menor duda.
Cotopaxi 180 grados:
Lo que pensaba: el frio será extremo y yo que soy  malo para el frio voy a sufrir
Lo que sucedió: con la ropa adecuada no hay problema, no sufrí por este factor
Lo que pensaba: La altura me afectara, me dolerá la cabeza, me mareare, etc.
Lo que sucedió: Con las cumbres de media montaña realizadas en las últimas semanas, no tuve problemas, de la normal agitación y falta de oxigeno, no paso a mayores.
Lo que pensaba: Seguramente es un sendero de nieve largo que nos lleve hasta la cumbre.
Lo que sucedió: Existen muchas grietas y a mi modo de ver muy peligrosas, no hay camino fijo, ya que este puede cambiar de un día a otro, por las avalanchas o los deshielos.
Lo que pensaba: De hecho  no solo lo pensaba yo, sino que muchos alpinista me lo habían dicho, que el Cotopaxi si bien es el segundo más alto, no es el más peligroso.
Lo que sucedió: lo que pasa que esos alpinistas están locos, para ellos solo es peligroso donde hay decenas de muertos como el Cayambe o el Chimborazo. El Coto claro que es peligroso, lo que pasa que no hay tantos muertos como en los otros.       
Volveré? Por supuesto que sí, ha sido más peligroso y difícil de lo que me imaginaba y aun tengo esa última pared de hielo pendiente.



 Y los crampones? Para esta vez los alquile, hoy lunes a primera hora me compre unos, para la próxima vez, no voy a poner en riesgo ni mi vida ni otra cumbre... COTO, nos veremos pronto.

3 comentarios:

Ursus Andinus - IronGandho dijo...

Volverás estimado!!!...

Es un volcán mágico y espectacular.
Viste su carácter benigno a pesar de perder un Piolet no lidiaste con ventisca o una nevada fuerte.
Se exactamente el punto en el que te quedaste y ahí también tuve que darme vuelta dos veces, a 5800. No te desanimes y se que lo intentarás de nuevo, me avisas porque me he enamorado más de esa montaña.

Que pena por el crampón, pero así es la montaña: caprichosa, difícil, de mucho cuidado y de sentido común, el dar la vuelta fue la mejor decisión pues como dijo Ed Viestrus: "La cumbre es opcional, el regreso es obligatorio".

Toda alta montaña con glaciar es peligrosa, pero el Coto es menos compleja técnicamente que el Cayambe, Antisana o Chimborazo, pero físicamente demanda más que los dos primeros por la altitud. Espero te haya gustado mucho la experiencia, yo me voy enamorando de la alta montaña también y el haber llegado a la cumbre del Coto me confirma que el camino es lo más importante.

Un abrazo estimado Raúl y anímate a volver a intentarlo, que la montaña sigue ahí... hay que volver a emprender el camino.

IRONECU dijo...

Nevada no hubo brother, ventisca si y de las buenas, parecía que se llevaba el refugio, me dijeron que era típico de esos meses del año.

Y si brother, claro que volveré, lo haré en este mes, el objetivo realmente es el Chimborazo, pero para esto tengo antes que pasar por el Coto y el Cayambe, espero este ultimo hacerlo antes de marzo, que me han dicho que la cosa se pone fea, así el Chimbo sera para el próximo verano.

Anímate y subimos igual brother, estamos en contacto.

Y si la locura nos invade, nos podríamos ir a un Huascaran o al Aconcagua, y rozar así los 7000 :)

christian valle dijo...

Hola muy buenas...me llamo fernando yo ire al cotopaxi en agosto 2013 desde españa. Si hay alguien que vaya me avisais a mi correo crifer4@hotmail.com asi formamos un grupo. Espero vuestra respuesta gracias