lunes, 20 de agosto de 2012

80km North Face


3:45 am, me despido de mis seres queridos y entro en los corrales

3:50 am, como no podía ser de mejor forma me encuentro con aquel colega que compartimos nuestro primer Iron y ahora compartiríamos nuestro primer Ultra, mi tan estimado y demente amigo Hernán.
3:55, a mi alrededor menos de una centena de locos mas, en frente un arco rojo de salida y atrás de el, un negro bosque en espera por nosotros. Emoción indescriptible, 120ppm estando parado.

4:00, dan la partida con luces brillantes sobre el arco de salida, miro el pulso, 130ppm sin dar un solo paso, y esto acaba de empezar.
Me voy completamente emocionado en dirección de la guía de mi linterna de cabeza, los sentimientos más hermosos pasan por mi ser mientras doy los primeros pasos, fue justo como me había imaginado, incluso mejor.

El grupo se estira y es hora de pensar, recuerdo las palabras de Marco Olmo en su película “En un Ultra no gana el espectacular, gana el calculador” es evidente que una victoria para mi, seria cruzar la línea de meta, sea en el tiempo que fuese, para lo cual hay que hacer lo planeado, “beber cada 15, comer cada hora, los primeros 40km en zona 1, los siguientes 40km apretar a zona 2 de ahí….” Pum!! Primera subida a menos de los 5min de carrera y toda mi tonta planificación se va por el traste; no podía correr, solo caminando el pulso en zona 3, así que la estrategia cambia inmediatamente ante la inclemencia del recorrido… “Avanzar como se podía” a eso se reduce mi corta estrategia.

Las dos primeras horas de competencia, antes que salga el sol fue lo que más se impregno en mi interior, lodo, piedras húmedas, obscuridad total dentro de un inmenso bosque que me hacía sentir tan pequeño en este mundo, empieza a llover, lo único que se aprecia son las pequeñas marcas reflectantes de la organización que guiaban nuestro camino en medio de las siluetas de los arboles. Con el pasar de los minutos el cuerpo se adapta al cambio, los pies parecen leer el terreno, percibo cada detalle a mi alrededor sin siquiera verlo… por primera vez en mi vida me siento un animal y eso me encanta.

Llueve un momento y escampa otro, mientras con pena me voy dando cuenta que la obscuridad va desapareciendo mientras nace el nuevo día, fueron dos horas en la obscuridad, y todo subida sobre las 160ppm, creo que fue la parte más hermosa de la carrera.
El sol sale, la lluvia se va, los caminos y las señales son visibles y la forma de carrera cambia, aparece al fin una que otra bajada hasta llegar a Zuleta, miro el reloj… válgame Dios, 3h para 21km y a 160 latidos, esto definitivamente es más duro de los que me imaginaba.

Me consigo un compañero de ruta, Jorge, vamos conversando y disfrutando de los bellos paisajes. Son tantas cosas que observe que no me alcanzarían ni dos blogs para describirlas, la naturaleza es realmente hermosa.

En el km 37 me da un bajón, es eso que le llaman el muro y que supuestamente en un ultra aparece sobre el km 50, y solo conmigo adelanta la cita. Bebo y como mas seguido, intentando recuperarme, y en el km 42 más o menos desaparece y vuelvo a retomar el ritmo, lamentablemente Jorge se queda, pero aparece una chica y un chico a un ritmo asequible, me uno con ellos y vamos superando algunas subidas, descendiendo, mirando el paisaje, dándonos  animo hasta el km 45, allí me encuentro con mi familia que me estaban esperando para animarme, y todo desaparece, se va el cansancio y el dolor y estoy con un segundo aire. Al mismo tiempo veo a muchos corredores con dorsales rojos, eran los de 21km, estaban perdidos, todos iban por diferentes partes, me preocupo porque Gaby estaba en ese grupo y me paro a llamarla, me dice que está en rumbo correcto, me contacto  con la organización, me dan una explicación un poco ilógica, llamo otra vez a Gaby y le doy el fono de la organización un por si acaso se pierda, y me alisto para alcanzar a mis compañeros de aventura; imposible, no los volví a ver más.
El repetir en cada párrafo que subíamos y bajábamos por la montaña, es realmente poco a lo que fue, en el km 55 llegamos a loma Cunga con abastecimiento caliente, no tengo ningún tipo de apuro, así que disfruto de una sopa de pollo con las suficientes calorías para enfrentar los siguientes 25km.
Km 55 y seguía corriendo contento, lento pero corriendo. Luego de subir varios km, en el km 60 más o menos se me acalambra el musculo anterior de la tibia, es un calambre raro pero benigno, ya que duele si camino, pero si corro desaparece, así que toca correr hasta las cascadas de Peguche y después de eso (km70) un cruel asenso de 6km, para luego descender 4 hasta la meta, sin embargo me siento bien y contento, sigo trotando y me encuentro con Richard que estaba corriendo los 50km, avanzamos conversando y por despistados en el km 73 más o menos, nos vamos de largo en un cruce y nos perdemos, después de eso y hasta retomar el rumbo, había perdido casi 5 km, pero sobre todo, había perdido el ánimo alegre con el que iba, esto ya no fue cuestión de condición física, fue cuestión de condición mental, el saber que me había perdido y tendría que recorrer 85km en lugar de 80, me desbarato psicológicamente y por ende físicamente. Me empiezo arrastrar por aquellos hermosos paisajes junto con los colegas de 50km, hasta que logro divisar un pequeño bosque, que estaba justo recto a la llegada, seria 1.5 o máximo 2 km los que quedaban, y me animo nuevamente, empiezo a trotar, y al llegar contento al bosque diviso dos flechas, los colegas de 50km ingresaban al bosque en dirección a meta, y nosotros los de 80 nos subían otra vez a la montaña, aun quedaba mucho camino duro por recorrer. En ese instante me desmorono por segunda vez, ya no puedo ni caminar en plano, peor subir la colina, me siento mareado y agotado, así que me acomodo en una piedra a descansar, comer y beber lo que más pueda para intentar recuperar algo de fuerza, después de 5min el cuerpo responde en parte, y corono la subida, troto por un falso llano larguísimo hasta llegar a loma Cunga por segunda vez, aquí me dicen que solo quedan 4km de bajada, me parece un eternidad, pero ya quiero llegar, estoy vacio en todo sentido, solo me jala la imaginación de verme entrar en meta con mis seres queridos que me esperan a 100mts antes de la llegada. Así que a descender a máxima velocidad, eso en este caso no creo ir más rápido de 7min/km, hasta que logro divisar a mis seres queridos, los coloco a mis costados y METAAAA!!!!
Compartir esta experiencia con las personas que día a día van viendo como entrenas, aquellos que se preguntan porque lo haces, incluso sin decirte nada pueden llegar a pensar que 80km son demasiados, pero sin embargo te apoyan, te alimentan, te cuidan, te dan consejos, te entienden y ayudan, para luego llegado el preciso momento son esas mismas personas las que están a tan solo 100mts de meta, esperándome para  cruzarla, porque la sienten como suya, porque saben que son parte de esto y porque saben que sin ellos esto no sería posible. Sin lugar a dudas, eso hace que cada uno de los miles de pasos dados, haya valido la pena.
Que diferente es el trail al triathlon, en este ultimo dependes 100% de tus capacidades; en la montaña, tu genética, tu entrenamiento, solo te asegura un 60% del resultado, el porcentaje restante te lo otorga la misma montaña, si la respetas, si la consideras, si estas consiente que eres minúsculo ante la majestuosidad de su poder natural, así que en este tipo de carreras solo basta con dar lo mejor que exista dentro de cada uno, después de eso y si lo logras, cualquier cosa que ocurra estará bien.

El enganche ha sido tal, que al día siguiente me veo frente al computador inscribiéndome en la TransGrancanaria de Marzo, serán 123km con el doble de desnivel.

Existen límites? Nada es imposible?... falso rotundamente, pienso que si existen límites, si existen cosas imposibles, pero el encanto de esta vida y de esta aventura es  ir en busca de aquellos limites hasta encontrar lo imposible.

6 comentarios:

davidiego dijo...

La TGC? Mucha fuerza, yo hice 7* en la de 21km, todavía no he pasado de 30km pero cada vez me tira más el monte!

IRONECU dijo...

Así lo he notado en tu blog David, creo que con el tiempo, tanto marketing del Iron a uno le cansa, es bueno darse un respiro en el monte.

Anónimo dijo...

Linda Carrera, me quede enganchada asi que espero la vuelvan hacer el proximo año... :)

F: Gaby (alias Gabola) :)

IRONECU dijo...

Ahi estaremos mi amor, esa es infaltable :)

Anónimo dijo...

Howdy just wanted to give you a quick heads up.
The words in your article seem to be running off the screen
in Firefox. I'm not sure if this is a formatting issue or something to do with web browser compatibility but I figured I'd post to let you know.
The design and style look great though! Hope you get the problem solved soon.
Cheers
Also see my web page :: GFI Norte

Anónimo dijo...

Excellent blog you have here.. It's hard to find excellent writing like yours these days. I really appreciate individuals like you! Take care!!
Also visit my web page : GFI Norte