sábado, 30 de mayo de 2009

Lanzarote me a robado algo...

El día empieza mas temprano de lo esperado, me enfundo el traje tricolor, desayunito y hacia boxes, llego un poco mas de las 5am y ya estaban que ardían, se encontraban casi todos los atletas en su interior; reviso mi bici, todo OK, mientras caminaba me encuentro con Armando y me dice que Talin esta muy cerca, lo voy a ver en su sitio y solo esta su Cervelo, minutos después lo encuentro y me pregunta si estoy listo, le digo que SI, y noto en su mirada algo que me dice “nunca se esta listo para esto”, sin mas, con Armando y Talin nos empezamos a enfundar el neopreno y los nervios me empiezan a carcomer, me pongo el Ipod para bajar la tensión, suena Master of Puppets, me tranquilizo bastante y cargo energías, al instante Armando me pregunta que es lo que escucho, le digo que Metallica y no parece que le gusta mucho la idea.

Nos vamos hacia la playa enfundados en los neoprenos, listos para el combate, la arena esta fría, Talin me presenta a Tante y se va al mar, por su lado Tante me dices varios pensamientos acerca de LZ y del IM, fueron tan solo 5min, pero fueron suficientes para entender el por que de estar ahi parado, encuentro en sus palabras la idea correcta a pensamientos difusos y enredados que tenia en mi cabeza y que no tenían orden, sale Talin del agua y estar con los dos es como estar con el IM en si, tantas batallas en esta isla (6 y 13 cada uno) , tanto corazón y mente 100% IM me tranquiliza y me siento protegido, aunque se que nadie me va ayudar a nadar pedalear o correr.

Nos ponemos en el inicio del tercer arco de salida, aquellos que harán mas de 1h15, la arena ya no esta fría, a mis espaldas el hotel Fariones que tantas veces había visto en fotos y videos, que me servirá como punto de orientación, sobre mi cabeza los arcos de salida y a mi alrededor mas de 1200 atletas con 226km por delante que los separaban de sus sueños. La salida es uno de los momentos mas emotivos y de mayor nerviosismo de todo el día.

Dan la salida y es un alivio, es como si me hubiesen soltado las cadenas de 7 meses de entrenamiento especifico y mas de 3 años soñando con estar en este lugar al que no me atrevía a venir, estoy en el IM mas duro del mundo y el sentimiento de solo haber llegado hasta ahí ya es grandioso;

con un grito nos metemos como desquiciados al mar, la corriente no da problemas pero el circuito si, es un circuito con su primera boya a poco mas de 100m en donde mas de 2400 brazos buscan un espacio y en donde empieza el box, por unos metros nada de estilo ni nada, me reparten puñetazos y patadas que da miedo, yo también doy algunas, mas por protección que por otra cosa, giramos en la boya con la esperanza que todo cambie, y nada, las caricias se mantendrían toda la primera vuelta, por no nadar demás me meto en el tumulto de gente y esto se parece a todo menos a natación, piso tierra, paso por la alfombra y miro el reloj 39min30seg, vamos bien a pesar de los golpes, entro a la segunda vuelta y ya todo esta mas tranquilo, la gente se a dispersado, en eso siento que alguien de atrás me va tocando la planta de los pies, no le hago mucho caso, será por no mirar al frente; hasta que en una de sus brazadas, me alcanza el tobillo, justo en donde esta el chip y me lo arranca, lo primero que pensé es que no tendría marcación en las alfombras con lo cual en casa se preocuparían mucho al ver que ni siquiera salí del agua. Me regreso con la esperanza de encontrar mi chip y la persona que lo saco me queda viendo con cara de Sorry!! Y me indica su mano, ahí estaba mi chip, por un lado que bueno ya que no lo perdí, pero por otro lado empiezo hacer malabares en medio del mar para colocármelo; sigo la natación sin mayores problemas, empiezo ahora si a disfrutarla, sintiéndome cómodo y mirando los arrecifes y miles de pequeños peces que hay en el fondo y hasta buzos que nos filman, piso tierra, alfombra, reloj 1h22, dentro de lo planeado y corro por la playa hacia boxes, para empezar una T1 larguísima, me pongo el casco, las gafas y listo, no me demore ni 2min con sacada de neopreno y todo, lo largo era correr casi un km por todo el parque de bicicletas, encuentro la mía, y a conseguir el sueño, ahora empezaba de verdad el IM de Lanzarote.

Los primeros km voy bien, las pulsaciones altas por la reciente natación, un promedio de casi 30km/h, todo perfecto, hasta que LZ empieza a enseñarnos su lado mas cruel y celosamente impedir que entremos en sus dominios. La bici se empieza a ser cada vez mas dura, no se como pero el viento esta de frente, llego alguna curva, giro, y el viento otra vez de frente, realmente este es un circuito para bici de TRI, pero no para ir mas rápido, sino para ir menos lento. El promedio empieza a bajar y yo siempre con las pulsaciones altas, la carretera tiene subes y bajas constantes que el viento pega por todo lado, menos de espalda; Llego al km60 y estoy como si hubiese pedaleado 140km en mi circuito en Ecuador, todo el tiempo acoplado, a momentos me pongo en la posición convencional y el viento me pega en el pecho y me frena de golpe, así que otra vez al aerobar. Objetivo, llegar al km 104, el mirador de Haria, en donde esta el Special Need y es una de las dos subidas mas fuertes del circuito, dando mi mejor esfuerzo empiezo a subir; la velocidad por los suelos y el pulso en los aires, miro hacia arriba y al final de la larga subida y una interminable fila de triatletas parece que ya llego, un poco mas, solo un poco mas; Corono mencionada subida y con horror miro que todavía faltan unos 5km mas de sufrimiento, otra vez, aerobar, cabeza abajo y a darle como pueda, lentamente pasan los km y ahora si reconozco la curva final del Mirador de Haria, al fin llegue, una menos, solo falta Mirador del Rio (la mas dura), cojo mi bolsa, saco mis sanduches, mis geles y para abajo, son unos 6km de bajada en la cual si bien se puede acelerar, también es peligroso, por que hay mucha curva en U y toca frenar a cada momento con lo cual no se recupera mucho que digamos, durante la bajada reconozco a Kayto y si no me equivoco a Jaime que iban en una moto, me saludan y me empiezan a tomar fotos(la primera de las muchas buenas acciones que tuvieron conmigo ese día).

"descendiendo Haria, fotos por Kayto"

Termina la bajada y ahora si viene lo mejor “MIRADOR DEL RIO”, empiezo a subir y subir, el viento siempre de frente, a cada instante maldigo este IM, juro que nunca mas volveré, como te odio Lanzaroteeeee, luego reacciono y me digo que mejor tendría que odiar a Guayaquil por no tener subidas ni viento en sus alrededores (ya estaba totalmente desenchufado en ese momento, no sabia ni que pensar ni que sentir, mejor dicho pensaba y sentía de todo);la cuesta no termina, llego a una vista preciosa con el mar azul y la isla Graciosa al fondo, me acuerdo de las palabras de Tante “al final del día vas a estar llorando en Pto del Carmen”, y me digo que el amigo se equivocó, no tendría que esperar tanto, ahora mismo tengo ganas de llorar, y no precisamente por la belleza del paisaje, sino por la impotencia, por la desesperación de subir a 6km/h dando todo de mi y no avanzar, un sentimiento inexplicable, a momentos ganas de bajarme de la bici y tirarle por el peñasco, que rabiaaa. En eso veo a otros que van peor que yo, si van peor, se han bajado de la bici y la empujan, otros suben en zigzag, me acoplo he intento motivarme, pienso en mi familia, en mi flaca, en mis amigos que estarán pegados al computador en Ecuador esperando que la web indique que termine la bici, el animo sube, agacho la cabeza de la desesperación y veo las 7 letras en mi pecho, veo flamear mi pequeña bandera tricolor en el caño del asiento, aquella que me regalo mi hermana para ese mismo fin y a llegado hasta acá desde mi propio hogar, me entra la verraquera, el ñeque, la emoción, como quieran llamarlo, y pienso en voz alta “No chucha, no me vas a vencer maldita isla, no chucha, noooooo” y los 6km/h se son convierten en 18km/h, le doy todo, el viento me despedaza el pecho pero ahora si no me vas a vencer, no bajo el ritmo, parado en los pedales a full.. y corono el Mirador del Rio, la parte mas alta de IM, donde supuestamente la bici ya esta hecha, en el avituallamiento me paro, me siento mareado, pido coca y me la mando, parezco reaccionar y cuesta abajo, el cuerpo agradece la bajada y el pulso vuelve a la normalidad, me repito cientos de veces que esto ya esta hecho, la maratón se hace como sea, termina la bajada, el circuito se vuelve condescendiente y luego de tantas horas veo el kilometraje al fin subir de 30km/h, sin contar las bajadas, otra vez me encuentro emocionalmente bien y ya casi por el km 160 le estoy dando durísimo, como si el cerebro se hubiese olvidado que hay que correr 42km, empiezo a pedalear todo el tiempo sobre los 32km/h y con esto el promedio sube a casi a 25km/h de los 23km/h que tenia en el mirador del Rio, en eso, en una bajada a 45km/h, una curva fácilmente controlable, la paso rápido sin contar que al final de la misma había un redondel, esquivo como puedo el mismo para no irme recto, pero no alcanzo a completar la curva, lo único que me acuerdo es un zanja al frente seguida de una pared de piedra volcánica, freno con todas mis fuerzas pero es inútil y me pego la matada del siglo, la rueda delantera entra en la zanja y yo salgo disparado contra las rocas, fueron milésimas de segundo en las que estaba seguro que me rompería algo y Lanzarote quedaría solo en un sueño sin cumplir, me estrello contra las piedras, la cabeza da un fuerte golpe pero siento que el casco hace su trabajo, por unos instantes me quedo inmóvil sobre las rocas, no quería enterarme que hueso me rompí, me muevo, las piernas parecen estar bien, los brazos con sangre pero se mueven, y me arde toda la espalda de los golpes y raspados, al parecer no me rompí nada, siguiente paso, la bici, solo esperaba que no se haya roto y que me permita seguir con los últimos 20km,.. compruebo que esta bien a excepción del aerobar que se ha doblado , me subo en la flak y parece funcionar, y nos comemos esos últimos 20km con un ardor tenaz en la espalda y en las piernas. Llego a Boxes en 7h7min, casi 30min mas de lo que mi ignorante perspectiva tenia previsto, pero ahora eso no importaba, lo mas importante ya estaba, la bici de circuito IM mas duro del mundo.. había terminado.

Me demoro casi 10min en la T2 mientras busco un medico que me limpie las heridas, al final no me hago lio, me tiro agua sobre ellas para quitarles la tierra y listo, a correr… Son 4 vueltas de 10.5km cada una con abastecimientos cada 1.5km aproximadamente, los mismos que pasan rapidísimo en los primeros 5km, casi no noto las ligeras subidas que existen, el pulso controlado y el ritmo a 5min45seg por km, esta es la maratón de mi vida, llego a marcar el chip en el km 5.25 y regreso en busca de mi primera pulsera, el traje de Ecuador que llevaba puesto funciona de maravilla, no solo por la hechura que no me provoca ningún roce, sino que por llevar el nombre de mi país en el pecho, tengo la suerte de que mucha de la gente presente me diga “go Ecuador, go” lo cual me sube en una nube, luego me encuentro con Kayto y me dice: “Venga Raúl, vas de puta madre” y si la verdad que era cierto, el pulso seguía en su sitio y el ritmo mejor de lo que me esperaba, llego entero a los primeros 10.5km me dan mi primera pulsera, giro para empezar la segunda vuelta, piso la alfombra del chip, y PUMM, del cielo paso al infierno en un segundo, me mareo y me tambaleo, no es la comida ni la bebida, por que he sido disciplinado en esos aspectos, sencillamente el sistema amenaza con bloquearse y nada mas, cierro los ojos a ver si me pasa, pero empiezo a irme de lado, no me queda mas remedio que caminar, algo que no quería hacer por mas mal que estuviese. Las perspectivas y los objetivos cambian en ese momento, cuando empecé a correr pensé que un sub-13 era posible, al verme correr tan bien la primera vuelta pensé que podía incluso mejorar mi tiempo de Brasil, y ahora, aquí parado cerca del km 11, con mas de 31km por delante solo empezaba hacer cuentas si las 17h me alcanzaban al tener que caminar el resto de la maratón, no podía ser, km 10.5 y estaba desecho. Sigo caminando hasta el primer abastecimiento y me paro a comer y beber todo lo que puedo, en especial esa bebida mágica llamada Coca-Cola, poco a poco empiezo a intentar trotar, me encuentro otra vez con Kayto y me anima (muchas gracias amigo), así pasan los kms. entre trotar y arrastrarme, llego al final de circuito, al km15 y algo mas, donde estaba la alfombra del chip, y marcaba la mitad de cada vuelta, piso la alfombra y el sonido del chip que pareció desactivarme hace 5km, ahora parece activarme otra vez en este punto, resucito!!!, estoy de vuelta otra vez!!!, empiezo a correr, no tan bien pero tampoco tan mal como estaba, me paro solo en los abastecimientos para comer y sigo corriendo, llego al km 21, me dan mi segunda pulsera y sigo corriendo, mermado pero corriendo, en cada vuelta me encuentro con Talin y compartimos el dolor el uno con el otro, así logro correr hasta el km 31, donde ya estaba muy cansado, me ponen mi tercera y ultima pulsera y toda la gente me anima mas que antes “vamos Ecuador, la ultima vuelta” (parece como si mi nombre se hubiese borrado del dorsal) voy corriendo mas lento pero no quiero parar, en eso por el km 32 me vienen los mareos otra vez, me tambaleo y recuerdo todas esas ambulancias que he visto yendo y viniendo en toda esta maratón con atletas en su interior y otros tantos tirados en las veredas, no quería que eso me suceda, a menos de 10km eso pondría en riesgo mi medalla de Finisher por la cual tanto he peleado desde las 7 de la mañana, así que me paro e intento que la cabeza deje de dar vueltas , ahora camino mas que la primera vez, y lo que es peor no me recupero, no puedo ni siquiera caminar rápido, en este punto solo quiero terminar,

"tres pulseras, cuarta y última vuelta, otro regalo de Kayto"

me empieza a doler todo, y esos 10km que tenia en frente, parecían una eternidad, como si de otra nueva maratón se tratase, como zombie avanzo, a veces amagando correr, a veces caminando, llego al km 37 en donde tocaba regresar , piso esta alfombra por ultima vez y en frente tenia los últimos 5.2km del IM mas duro mundo, esto ya esta, vamos a correr solo 5km; y las piernas de una forma un tanto torpe empiezan a moverse, poco a poco van cojiendo mejor ritmo, llego a los abastecimientos y ya no como ni bebo, es mas ni me paro por el dolor de arrancar otra vez, me pongo objetivos súper cortos, de correr tan solo 5min. , con 5 o 6 objetivos de esos y serán suficientes para llegar a meta, cada vez duele mas por todas partes, me duelen músculos de las piernas que ni siquiera sabia que existen, pero no puedo parar, ahora no, tengo muchas razones para no hacerlo, la principal es la angustia que estarán viviendo mi familia y mi flaca frente al computador en Ecuador al ver que todavía no llego, así que aprieto en las subidas que ahora si se ven inmensas, alcanzo el abastecimiento que esta a tan solo 2.5km de meta y no me paro, solo restaban 10 o 15min para que este sueño de mas de 3 años termine, así que tengo que hacerlo dignamente, corro lo mas que las fuerzas me permiten, aunque esto sea tan solo 6min por km, alcanzo el ultimo avituallamiento y todos los voluntarios me gritan “vamos Ecuador solo 800 metros” y PUMM, si otra vez el PUMM, pero ahora no era aquel que me hacia caminar, ahora es el PUMM que me desactiva todos los sentidos , eso que todo el mundo dice que sucede en el ultimo km del IM, y es verdad, ya no me duele nada, ya no escucho nada, miro muy cerca la tribuna y a toda la gente que esta alentando, pero los veo como en cámara lenta, al fin la encontraba, la razón por la que hacemos estas locuras, la verdad a todas las preguntas sin respuestas de por que hacemos esto, pues el corazón y los sentidos me lo respondían, por entrar en esa dimensión desconocida del ultimo km del IM, en donde las lagrimas brotan solas, en donde no sabes si reír, gritar o llorar de la felicidad, un sentimiento que solo se lo puede comprender estando ahí, algo inexplicable; mientras el trance sucede estoy en el inicio de la tribuna que culmina con la línea de meta, saco mi bandera que la llevaba escondida bajo de la licra durante todos los 42km y mientras la despliego, pasan por mi cabeza en un instante, la natación, Haria, mirador del Rio, el km 15 y 35 de la maratón, pasa todo el día en un segundo por mi cabeza, la bandera tricolor se despliega por los aires, algo que jure que haría días atrás, en eso salgo del trance con la voz del Speaker que dice “From ECUADOR, Raúl Manotoa…. Congratulations, YOUUUU.. AREEEE… ANNNN…. IRONMANNNNN …..” piso la alfombra de los Finisher y la tribuna al ver mi bandera y traje con el nombre de mi país empieza a corear el nombre de Ecuador como si yo fuese el ganador (bueno realmente aquí todos ganan), cruzo la meta con los brazos y la bandera en alto y me recibe Kenneth, el organizador de la carrera y me dice “gracias por venir desde tan lejos”, le agradezco a el por organizar esta locura y me voy a la carpa de asistencia pensando en las miles de formas que se puede vivir un IM, llevo solo dos, pero ninguna tiene el mas mínimo de parecido, en ningún sentido, las dos han sido hermosas, diferentes pero hermosas.

Entro a la carpa de asistencia medica y eso parece un hospital de guerra, todo el mundo con sueros en el brazo, algunos desmayados, se acerca un enfermero y me pregunta si me siento bien, quiero decirle que estoy de Puta Madre, pero me las aguanto, me limito a contestar que SI, me acuestan en una camilla y me dan una manta, me quedo un rato tendido de lo mas tranquilo, tengo suerte por haberme acostado en una camilla que se puede ver el mar y el sol ocultándose, y después de tanto dolor y fuertes emociones, siento la paz mas infinita que un hombre pueda sentir, ya nada duele, el corazón al fin late despacio y las gafas todavía puestas intentan ocultar las lagrimas que brotan solas y ruedan por mis mejillas.

Pocos minutos después me paro, no me dolía nada mas que lo normal, así que me voy a la carpa de masajes, en el transcurso me encuentro con Talin y Zuri, me pregunta como me siento, no tenia que decirle, eran tantas cosas, intercambiamos palabras y luego me voy a los masajes, me acuesto y en un instante me quede dormido (no se si me desmaye ), me desperté 1h30 después con un suero en el brazo y todas las heridas curadas, no sentí nada; al incorporarme, el cuerpo se había enfriado y me dolían hasta las pestañas, tengo mucho frio y me dejan que me vaya con la manta, llego al hotel, me baño y regreso a esperar que llegue el ultimo competidor, el cual llega pasada las 12 de la noche y la tribuna le ovaciona mas que al ganador, realmente en el IM todos ganan, y con su llegada se cierra esta hermosa etapa de mi vida, esta aventura será muy difícil de olvidar y de reemplazar.

Al final de este camino quiero agradecer a todos los amigos que me apoyaron, a Roberth, a mi compañero de fatiga, a Christian B, a los colegas del Ruta42 Mario, Rubi, Christian L., a Ursus, a Davidiego, a Talin a Zuri, Armando y Kayto, a IronPedro por sus consejos, a Manuel, a Eduardo, Eric, Mclasso, Juakir, Lover y a cualquier otro amigo que alguna vez se paso por este espacio aunque sea para leer alguno de mis relatos o entrenamientos.

Sigo creyendo que los Ironman somos un tanto egoístas, nos pasamos la vida quejando que no tenemos tiempo, que entrenamos tanto, que me duele esto o aquello, cualquiera que nos lea o escuche pensará muchas veces que somos unas victimas, pero pienso que no es verdad, hacemos esfuerzo si, pero no sacrificios, por que nos encanta entrenar, nos encanta machacarnos 5h de bici bajo el sol o correr 3h sin parar, nos divertimos y fingimos que nos duele, tal vez para con ello igualar el esfuerzo de las personas que realmente se sacrifican en esto del IM, nuestra familia, novias, esposas, hijos, que ellos si se sacrifican al no tenernos a su lado, por una razón que todavía ni siquiera logran comprender, a ellos, en mi caso, mi family y mi flaca, el mas grande de los agradecimientos por aguantar a un necio como yo, ellos son los verdaderos protagonistas que la querida tricolor haya flameado por primera vez en el IM de Lanzarote.. Mil gracias, yo a final de cuentas solo me estaba divirtiendo mientras ustedes sentían mi ausencia, mil gracias y perdón.
_____________
Esto a terminado y me llevo una conclusión que ya la escuche con anterioridad: “Lanzarote, es una isla que la odias o la amas”, yo la odie con todas mis fuerzas desde el km 60 de la bici hasta el km 36 de la maratón, en donde millones de veces juré que no volvería, la odie por que me despedazo, el cuerpo y la mente, robándome un trozo de mi corazón en cada unos de los 226km, pero no te preocupes Lanzarote, no quiero que me los devuelvas, te los regalo… son todos tuyos.
Algún día volveré...


“Lanzarote, al menos una vez en la vida”

14 comentarios:

CTDeportes dijo...

Y como no podía ser de otra manera, el relato ha sido igual de espectacular que tu participación en Lanzarote y me ha emocionado al punto de no poder detener más las lágrimas (¿qué me pasa?, pregunta mi esposa, ¡nada! flaca !nada! le digo).
Gracias por compartir con tanto detalle y corazón las sensaciones de tus 226 Km y provocarnos tanto susto y tanta motivación.

Rubi

Ursus Andinus dijo...

Es el mejor relato, la emoción me embarga por leer tu reseña y si es así me apunto...

Eres grande el hiciste flamear esa bandera al final de los 226Km. Un gusto poder compartir mediante este blog contigo. Seguí muy atento desde mi fono tu desempeno.

Eric dijo...

El relato te quedo de show o como decimos los boricuas demasiao te felicitio y gracias por mencionarme espeo te recuperes prontos y que hayas disfrutado el monento mil saludos y cuando haga IM Arizona tratare de igualar tu relato pero sera difcil

saludos
Eric

Mario Jarrín dijo...

He tenido que detenerme cuatro veces para poder acabar la lectura porque me emociono, me estremezco, disfruto de cada expresión, respiro porque relaciono mi entrenamiento básico de triatlón con tu experiencia, comparto miedos y retos... inolvidable.

Bacán IM Raúl!!!

estebandido dijo...

Por medio del blog de Rubi llegué a tu blog, la verdad es impresionante tu relato y te felicito de verdad.

Tengo el mismo deseo de ser llamado IM algún día, y sé que me espera un largo camino.

Felicitaciones nuevamente y sigue adelante, tal vez algún día nos encontremos en el camino del IM.

Esteban

davidiego dijo...

Enhorabuena Ecuador!
siento lo de la caída, pero seguro que has disfrutado de haber aguantado a la isla.
si vuelves a lo mejor nos encontramos un año.
un abrazo.

IRONJUANCA dijo...

Compañero de fatiga pues le diste un final felíz a este Tercer capítulo de IM ahora llamado Lanzarote, felicitaciones nuevamente y comparto que las respuestas a tanto locura esta en el último KM de un IRONMAN... Ahora se viene la descarga de bielas jajajajajaja

Roberthcatim dijo...

Gracias Amigo, hermano simplemente me hiciste llorar otra vez y tal vez más que el 23 de mayo cuando te mire por internet cruzar la meta y en alto nuestra BANDERA tal como me lo dijiste.........
GRANDE RAÚL
SIMPLEMENTE EXTRAORDINARIO

Edu dijo...

Hermano felicitaciones..!!! que bien describes esa relacion amor/odio que se da en este deporte...bueno pues..habra que ir a experimentarlo no?? jeje
Disfrutalo y descansa lo necesario hasta pensar en el siguiente

IRONECU dijo...

Rubi,
Que bueno que el relato provoque motivaciòn, lo de susto no es necesario, lo ideal seria tener respeto a la distancia, eso si que nunca hay que perderlo.

Ursus,
Gracias por seguir la carrera a cada momento... Te apuntas?? pues Brasil ya esta abierto :)

Eric,
Va por Arizona... esa crónica se espera con impaciencia,

Mario,
No lo habia pensado, pero tienes razón, lo que se siente en un IM se siente muchas veces en los cientos de entrenamientos previos. Nos vemos sobre las flacas..

Esteban,
Bienvenido, y que bueno que te interese el Ironman, ponte en marcha cuanto antes, no es nada del otro mundo, solo se necesita dos cosas: Voluntad y una bici, :)

David,
Seguro que disfrute los golpes de la isla, y seguro que vuelvo algún año, espero coincidir contigo.

IronJuanca,
Ya paso una semana, y ya me desanime :) ya no quiero bielas, quiero pedalearrrrrrrrr :)

Roberth,
Gracias por el apoyo, guarda las lagrimas para el ultimo domingo de mayo del 2010. Ahi estaremos!!

Edu,
De ley que hay que experimentarlo, avisaras cuando te animes para ver si regreso :)

Felicitaciones por tu Segundo IRONMAN, espero verte en la misma partida el proximo año.

Mclasso dijo...

Sobervio relato, increible cada linea, algun dia me tocara a mi, tus experiencias haran que algun dia en este pais siga tu ejemplo. entiendo que el gusto mas grande es cruzar la meta y lo has logrado. luce con orgullo las cicatrices y coloca en el vidrio trasero el sticker mas grande de IM, te lo mereces, felicitaciones

Un gran reto dijo...

Que buen relato, muy motivador...recién tengo mi primer IM encima (Brasil 2009) y gracias a tú narrativa, me entero de Lanzarote..... ya quiero estar ahí...Felicitaciones..!!!

Anónimo dijo...

Leer este relato nos hace parte de una tribuna que vive tu participacion, tu dolor, tu alegria, que hermoso saber que fuiste el portador de la primera vez que Bandera de Ecuador Flameo en esta tan dura competencia, bandera que lleva grabado tu nombre como un hereo y un finisher en LZ. Que Dios te Bendiga y flamee la bandera junto a tu corazon por muchos años mas en nuevos destinos y competencias,

lover dijo...

enhorabuena amigo gran cronica,
un fuerte abrazo