viernes, 13 de marzo de 2009

12k


"Comando, venga a correr con nosotros un Cross el día Jueves?"
Fueron las palabras de invitación de un buen amigo encargado de la selección de atletismo de la Fuerza, al cual no podía decirle que no, así que intento cuadrar el entreno de calidad en ese día ya que estaba seguro que tocaría ir con el corazón en la boca.

Llegamos al lugar, un camino de tierra, lodo, un poco de agua y un circuito de 6km de subidas y bajadas constantes que tendríamos que hacerlo dos veces. Calentamiento de 15min como los buenos jeje, yo ya me estaba quemando ;), y a correr!!! ... en todas la carreras me coloco al ultimo para no atrancarme en la salida y con esto voy pasando a mucha gente hasta encontrar mi sitio, pero en esta ocasión hago lo mismo sin contar que los 10 atletas que me acompañan corren a ritmos estratosféricos, dan la salida y salen como que si les persiguiera el diablo, yo le meto todo lo que puedo, el pulsometro pitando a rabiar pero ni así podía impedir que se alejen a gran velocidad, en cada retome voy viendo como se alejan mas y ya se lo que se siente ir al ultimo en una competencia (bueno en este caso iba penúltimo jeje) sube y baja constante, intentaba hidratarme y no podía ni respirar peor beber agua, y ellos me seguían haciendo polvo; en eso me cruzo con un Paracaidista y me dice "vamos Coyote es la ultima", .. le respondo "ya no jalo Coyote" (esta palabra es el apodo de los libristas, algún día explicare por que jeje), ultima subida, ultima bajada y llego, los veo en grupo y un atleta en el piso, no tengo animo para ver que sucede, es mas no tengo animo de respirar, miro el reloj 51min y un poco mas en 12km, es mas o menos mi ritmo y debería estar satisfecho, pero ante los 40min que hizo el primero y entre 43 y 45 que hicieron el resto me siento un sedentario, eso me pasa por meterme a correr con maquinas jejeje.

Luego voy a ver que sucedió con el atleta que se encontraba en el piso y esa imagen no se me borrara en mucho tiempo, completamente pálido, con los ojos blancos, los brazos rígidos, las piernas temblando y vomitando, según dicen iba peleando un puesto y lo dio todo, y a falta de solo un Km. se desplomo, que horrible imagen, pero al mismo tiempo me puse a pensar cual es el verdadero limite? nunca lo he sentido y la verdad no se si quiera hacerlo. Minutos después ya estaba en el hospital con un suero en sus venas y se fue recuperando y articulando sus primeras palabras que sorprendentemente fueron: En que puesto iba?

Un entrenamiento muy bueno, que sobre todo me ha hecho sentir lo mucho que me falta por entregar.

No hay comentarios: