lunes, 11 de agosto de 2008

La Suerte de no ser Angél

"Pues el hombre ansia siempre una felicidad situada mas allá de la porción que le es otorgada. Pero la grandeza del hombre esta precisamente en querer mejorar lo que es. Es imponerse Tareas. En el Reino de los Cielos no hay grandeza que conquistar, puesto que allá todo es jerarquía establecida, incógnita despejada, existir sin término, imposibilidad de sacrificio, reposo y deleite. Por ello, agobiado de penas y de Tareas, hermoso dentro de su miseria, capaz de amar en medio de las plagas, el hombre solo puede hallar su grandeza, su máxima medida en el Reino de este Mundo."

Alejo Carpentier

No hay comentarios: